Deseo y adolescencia

Conversaba no hace mucho con una colega joven, psicóloga y psicoanalista, sobre un tratamiento seguido con un adolescente en el que , a su decir, no se respetaba el deseo, palabra mayúscula en estos contextos, de muchacho. Tremenda y supina muestra del despiste generalizado que afecta a buena parte de la población en los tiempos que corren y que afecta, incluso, a quien por razón de oficio debiera estar avisado sobre estos menesteres.
En primer lugar se me viene a la cabeza la distinción entre tres verbos distintos, querer, apetecer y desear.
Simplificando bastante la cosa, con los riesgos que ello implica, querermos lo que creemos desear, es algo del orden del amor, de la relación entre lo imaginario y lo simbólico. Por eso es tan frecuente que obtengamos resultados diferentes a los que pensábamos querer. El deseo es inconsciente y sólo un adecuado trabajo sobre el mismo permite no caer en las trampas de lo anterior. El apetecer a menudo tiene que ver con la pulsión de muerte, con el abandonarse al puro goce de la repetición o del dolce fare niente y, con frecuencia está en las antípodas del deseo.
Lacán decía que el deseo es efecto de la interpretación sobre la demanda. Es más, propone, como salida de análisis, la producción de un deseo decidido. No es poca cosa. Menos en los tiempos que corren en los que lo predominante son los goces decididos, es decir, la confusión casi absoluta entre lo que nos apetece, es decir la creencia y legitimación de que aquello que circunstancialmente nos puede apetecer es lo que queremos. Eso, en un adolescente es mucho más flgrante todavía. Includo neurológicamente sus lóbulos prefrontales estan acabando de formarse.
Y aquí viene la segunda parte de la cuestión, los niños y adolescentes a nuestro cargo no están en condiciones de desear, aún no lo están. Necesitan del deseo de los padres como una especie de prótesis frente a la que ir articulando un deseo propio, a veces para seguir los modelos e indicaciones, muchas otras para reb/velarse frente a ese deseo, ahora bien cuando los padre no desean y, en particular, cuando no lo hacen para sus hijos, estos se quedan sumidos en el caos o en la pura alienación que les presenta el sistema de propaganda.
Me contaba la directora de la guardería a la que llevé a mis hijos lo a menudo que los padres decían que lo que querían para sus hijos es que fueran felices. !Coño claro! Pero luego tendrás que desear que sea médico o fontanero para que él decida ser saxofonista.
Mi colega decía que esto podía ser cruel. Lo cruel es inhibirse y dejar a los hijos no ya huérfanos, sino de padre desconocido, unos hijos de puta, vamos.
Arturo Alcaine Camón
http://www.arturoalcaine.com

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Feminismo y envidia de pene

Uno de los aspectos del psicoanálisis más cuestionados y controvertidos entre algunos ambientes supuestamente feministas viene siendo la llamada “envidia del pene”. Quisiera comentar, aclarar, alguna cosa al respecto y cómo ello propicia sufrimiento en muchas mujeres, y es, además, utilizado para perpetuar, y aún aumentar, unas condiciones sexistas de alienación y explotación. Como ya saben quienes me siguen sostengo la idea marxista de que la clase condiciona la psicología y que tras de eso siempre encontraremos una fuerte razón económica.
Lo primero que tengo que decir es que a lo largo de casi 35 años de práctica el número de “pacientos” y de “pacientas” que he venido atendiendo es muy similar, ello me hace pensar que el malestar psíquico está repartido con tanta equidad como la inteligencia o la gilipollez, empero no suelen ser las mismas cosas de las que se quejan unas y otros. En general en las mujeres sueles encontrarte más la insatisfacción mientras en los varones suele ser la imposibilidad o la impotencia respecto de su deseo.
Freud venía a decir que la actitud de la madre frente al bebé que acaba de parir es muy distinta cuando se trata de una nena o de un varoncito. Mientras en el último caso vendría a ser algo así como “ya tengo una colica de mi propiedad”, con las chicas podría ser ” ya se me ha metido una rival en casa”. Esto que puede sonar más o menos a especulaciones psicoanalíticas, puede corroborarse al menos de dos maneras, de una parte existe un indicador de rechazo materno precoz en el test de Rorschach, que aparece raramente en varones y que, por contra, es casi ubicuo en mujeres, con mayor o menor intensidad, por otra basta hablar con las propias mujeres que tuvieron hermanos para que nos digan si sus mamás las trataron con el mismo cariño que a ellos… La inmensa mayoría de las veces nos dirán que no; y suele ser verdad.
Algunas de las consecuencias inmediatas son una experiencia base de insatisfacción, un sentimiento latente de culpa por no haber estado a la altura de las expectativas de mamá, que a menudo tratan de compensar toda la vida mediante una sumisión masoquista y una coartada casi perfecta para no asumir los retos, y los fracasos, que nos implica a todos la realización personal.
Las cosas, cuando suceden y se significan en nuestro aparato psíquico, lo hacen siempre por segunda vez. La nena que descubre la importancia de la diferencia sexual al ingresar en su complejo de Edipo, lo hace sobre esa experiencia de rechazo materno precoz y ya predispuesta a jugarse en una posición masoquista. No es tan relevante hacer pipí sentado o en pie como haber percibido, de manera bien diferente, el cariño del ser más importante para cualquier infans, su mamá.
Soy pesimista respecto de ideas como las del llamado progreso social, en nuestro entorno asistimos a un repudio cada vez más generalizado de buena parte de la sexualidad genital femenina. Genital tiene que ver con generación, con la posibilidad de disfrutar de la maternidad como una parte importante del ser humano de sexo femenino. No es, en ningún caso, una obligación ni un destino, pero sí debería ser, y no lo es, un derecho.
No lo es porque tanto en cuanto los seres humanos son concebidos como cosas, bienes de producción, recursos humanos lo llaman ahora, sale mucho más rentable importarlos ya hechos que proteger la producción autóctona. De paso a las mujeres, ahora sí, castradas en una parte importante de su ser, se las pone en la terrible coyuntura de quedar marginadas en lo social si no entran en el circuito económico productivo o alienarse en un modelo fálico-machista basado en el tener cosas que no van, en ningún caso, a resolver una insatisfacción estructural, pagándoles, eso sí, sueldos vergonzosamente mas bajos que a sus compañeros varones para que una vez más se perpetúe el sentimiento de inferioridad.
Urge una profunda revisión feminista de nuestro modelo ético porque, además, nuestra némesis cultural, el islamismo radical, busca no ya un vuelta al pasado, sino una profundización aún más bestia que la nuestra hacia las mujeres.
Arturo Alcaine Camón
http://www.arturoalcaine.cpm

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Etica, moral y memoria historica

A riesgo de ser pesado, pues lo que pretendo exponer ya lo he dicho en otros artículos, tengo que exponer algunas cosas que atañen a la diferencia que hago entre la moral y la ética y de cómo la primera, que tiene que ver con la ideología, sirve de coartada para las mayores canalladas, sobre todo en la medida en que anula a la segunda.

Mi abuela materna, María, se casó con un hombre, Agustín, que era comunista libertario, su hermana Josefa con mi tío Francisco, jefe local de los requetés. Me consta, pese a ello, que ambos cuñados se estimaban mucho y que pese a ser hermanos políticos se trataban más como lo primero que como lo segundo.

Mi madre me contaba que su tío le decía que mi mi abuelo y él estaban de acuerdo en todo pero que el creía en Dios.

Cuando estalló la guerra mi tío se jugó literalmente la vida para ir a avisar a un conocido político republicano local de que los fascistas iban a ir a matarlo, el otro, con la inocencia de quien tiene la conciencia tranquila no huyó porque no había hecho mal a nadie. Lo apresaron y fusilaron tras sacarle los ojos y escarnecerlo en la plaza del pueblo.

Una semana más tarde Caspe fue liberado por la columna de Durruti. Mi tío, con la misma ingenuidad que el anterior, se escondió, pues también tenía la conciencia tranquila. Fue denunciado por un vecino y fusilado a su vez, él y tres de sus hermanos. Mi abuelo fue amenazado de muerte cuando los defendió vehementemente en el “proceso” que les hicieron. Decía que su único crimen era una superstición religiosa pero que eran unos trabajadores sin mancha. Sólo su acreditada historia como comunista libertario le salvó, y por poco, del paredón.

En su casa estuvieron Durruti, Líster y El Campesino. De los primeros hablaba con admiración, el último, decía, era una de las pocas personas que le han producido escalofríos por ser lo que hoy diríamos un psicópata desalmado.

A lo que iba, esos y otros crímenes fueron cometidos por personas individuales porque las circunstancias les fueron propicias y una ideología, una moral, les servía de coartada, sin embargo, pese a ello hubo y hay quienes son capaces de, con o sin Dios, asumir una posición ética cuando la ocasión lo requiere. Es importante que cada uno de nosotros lo recuerde llegado el caso, eso sí, sin olvidar aquello que cantaba Pi de la Serra, “si els fills de puta volassin no veuriem mai el Sol”.

Arturo Alcaine Camón

http://www.arturoalcaine@gmail.com

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

A-tentados

Escuché, hace ya bastantes años, a Antonio Gala una de esas frases que se les ocurren a los poetas que atrapan el sentido de la cosa, decía que lo malo de nuestros tiempos era que habíamos pasado de adorar el becerro de oro a adorar el oro del becerro.
En mi condición de psicoanalista y persona de izquierdas, marxista quiero decir, no puedo, tras los últimos atentados en Bélgica, dejar de exponer algunas cosas que vengo pensando hace ya tiempo. He de añadir que me siento muy pesimista al respecto, lo que quiere decir que no veo, de forma inmediata cuál pueda ser la solución que no pase por un incremento de la violencia hasta un estallido más o menos cercano. No pretendo dar ni “la” ni “una” explicación de lo que pasa, el panorama es demasiado complejo, pero sí, al menos exponer uno de los aspectos, a mi entender, de la cosa.
El becerro sería, para Freud, el tótem, la representación del ancestro mítico del que, al ser todos descendientes nos ubicaría en la condición de hermanos, de semejantes. La adoración del oro, por contra, supone una reificación del otro, de cada uno de nosotros y nuestra transformación en objetos en puros objetos para el goce, en a-subjetivos.
También planteaba Marx que el capitalismo en su forma más extrema y avanzada es el que destruye la propiedad privada. Desde un enfoque marxista es la clase económica la que condiciona la perspectiva psicológica de cada cual.
En la modernidad ha sido Edipo el mito estructurante de la personalidad adecuada a su sistema de producción-explotación. Lo que hacía que el otro fuera nuestro semejante, no nuestro igual. Las grandes desigualdades quedaban relativizadas por la propuesta, más o menos fantasiosa, de que todos éramos iguales ante la ley.
De una generación para acá, sin embargo, se han hecho evidentes dos fenómenos, de una parte los pequeñoburgueses, entre los que me cuento, nos hemos visto no ya proletarizados, los proletarii eran aquellos que no disponían de otra cosa que su prole en la antigua Roma, sino reificados al punto de haber perdido cualquier capacidad de gestionar nuestras “propiedades” , aquí se engancha la segunda parte, la destitución de la función paterna como transmisora de esa ley frente a la que éramos iguales, que hacía de mi prójimo un semejante.
Obviamente eso conduce a un estado de psicopatzación generalizada en el que los otros pueden ser masacrados, de una u otra manera, y tanto me da si son judíos a manos de Hamas, que palestinos por parte de Israel, kurdos a manos de estado sirio que refugiados a manos de la UE, que ancianos condenados a la indigencia por los bancos recatados con impuestos que nos han robado para ello. Uno de los rasgos típicos de la psicopatía es la nula capacidad de empatía.
No son ajenos a ello fenómenos tan de nuestro entorno como el bulling o el mobbing.
En mi pueblo estaba el dicho de que “donde no hay regla ella sola se pone”. El padre regresa de la peor manera posible, es el Dios de Al Qaeda o del Isis que ven nutrirse sus filas de jóvenes no ya marginados sino excluidos de la humanidad, de la fraternidad de semejantes.
Dicho en jerga psicoanalítica la alternativa a la castración simbólica es la muerte, es decir, cuando ya no se tiene nada que perder poco importa matar o morir. Si no soy uno más el otro tampoco es alguien sino algo.
Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, que diría Celaya, cuando voy ya para viejo quiero decir, me duele y preocupa en extremo el mundo en el que van a vivir mis hijos.
Arturo Alcaine Camón
http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Charlando con mis hijos

Hay pocas cosas de las que me sienta orgulloso, pagado de mí mismo que se suele decir, por lo que se refiere a mi vida personal no son las que predominan, pero haylas, si tuviera que citar una es que a mis hijos les guste conversar conmigo, de temas diversos, pero me satisface mucho que quieran charlar conmigo y que se sientan escuchados. Intento corresponderles siendo sincero e intentando adaptar mis respuestas, o mis mensajes, a la capacidad de comprensión que ambos tienen, que es mucha y cada uno en su edad.

Me preguntaba Sofía, ya hace unos días, tiene 7 maravillosos años si era verdad que Papá Noel y los Reyes Magos, eran los padres. Lo primero que uno tiene que saber es que cuando un niño pregunta eso es porque ya sabe que es así. Le dije, claro está, que sí pero no exactamente. Ella entonces me dijo que entonces los padres mentían a los niños. Yo le contesté que hasta cierto punto nada más y le conté que si fuéramos romanos, en estos días que son los mas cortos del año, estaríamos celebrando las Saturnales, que la familia se reunía, se hacían comidas y dulces especiales y a los niños les regalaban cosas que decían se las traía el dios Saturno, le conté que se lo representaba como un abuelito barrigudo y bonachón con una gran barba blanca. Le pregunté si le recordaba a alguien…

Rápidamente me dijo que era igual que Papá Noel o que un Rey Mago… a lo que yo le comenté que si después de miles de años seguíamos necesitando de la misma imagen para representar unos sentimientos, sería porque esos sentimientos serían verdad desde hace miles de años y que teníamos que llamarlos de algún modo y darles alguna imagen y que eso debía encerrar alguna verdad que no sabíamos decir de otra manera. Se iluminó y puedo asegurar que no perdió un ápice de ilusión, ni cuando nos encontramos un Papá Noel, en la puerta de un comercio, ni para ver la cabalgata. Está feo decirles a los niños que los Reyes son los padres, salvo que se trate de otra Sofía o de su hermana Leonor… Pero tampoco es necesario transmitirles el mensaje de que nos gusta que sean tontos y crédulos porque esa sí es una importante transmisión ética para su futuro.

Hablando de ética, me preguntaba Julio que porque algunas de las personas a su cargo le insistían en lo de las normas éticas y que qué era eso. Le dije que una perversión, se quedó sorprendido. Le dije que había unas leyes a las que tenía que someterse o se arriesgaba a pagar las consecuencias, que había algo llamado moral, que era del orden de lo religioso pero que, como ya sabía, no era la misma para nosotros que para alguien que viviera en Arabia Saudí. Pero que la ética con lo que tenía que ver era con las consecuencias de nuestros actos y decisiones, y con si las considerábamos buenas o malas, deseables o indeseables. Y que frente a eso éramos libres y, por lo tanto estábamos siempre solos. El me comentó que, claro, en otros tiempos prohibir la carne de cerdo podía ser un buen consejo ético porque podías pillar la triquinosis (luego me preguntó que era eso, pero ahora no viene al caso) pero que ahora eso con las medidas de higiene que hay era un simple mandato religioso… Creo que pilló la diferencia bastante bien a sus 13 añitos.

Arturo Alcaine Camón

http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi patria y mi guitarra

Una de las pocas ventajas que tiene hacerse viejo es que cada vez te la suda más si les caes bien o mal a unos u otros y lo que puedan decir o pensar acerca de ti. Eso te da una gran libertad para amar, si sigo a un colega de oficio, mayor que yo, a quien escuché, hace ya años, la siguiente defini­ción de amor:

“Amor es decir lo que te sale de los cojones”

Pues eso.

Como me muevo entre Aragón y Cataluña y, por si fuera poco, cuando viajo oigo Radio NACIO­NAL, y, no se si se han enterado, el próximo domingo hay elecciones (esto, si fuera chino, tendría su encanto, pero me temo que lo único que voy a meter van a ser unos papelicos en unas cajas de plastico), anuncio mi intención de votar las candidaturas donde participe IU que es donde vengo militando desde hace más de 30 años.

Porque es la única formación que está, pero de verdad, por el derecho a decidir, no como la banda de tramposos que nos gobierna que, si eran un plebiscito, las del 27S quiero decir, lo perdieron, y punto, y si lo que cuentan los escaños pues están usando de la ley vigente y, entonces, ya no son un plebiscito. Porque, además, cuando se trata de que mis convecinos puedan votar sobre la C32, se alían con el PP, y esto incluye a ERC, y ya no están por el derecho a decidir, anda y que os den por donde amargan los pepinos, o “els cogombres” si us agrada més.

Mi patria empieza en Lloret y acaba en Lloret, eso sí de uno a otro lado y en una u otra dirección hay unos 40000 Km de circunferencia terrestre. Es aquello que continuaba con lo de que… y mi familia es la humanidad.

Me siento muy a gusto hablando en catalán, es más, lo siento como propio y buena parte de mis raíces son en ese idioma que es el de la Franja (Oriental de Aragón, como todo el mundo sabe) y que, cal recordarlo, incluía a Lleida y Tortosa, pero que fueron añadidas a la herencia del príncipe Pedro, futuro Pedro III “El Grande”, porque como era hijo de la segunda mujer de Jaime I, Violante de Hungría, y tenía que ser rey, y también como todos eran descendientes de los reyes navarros y se regían por esos fueros, es decir sin criterio de estado y como si repartieran fincas, dividió el reino, dejando a Jaime las islas y añadiendo esos territorios a los condados catalanes para que Pedro tuviera un reino más “cumplidico”. Pero todo esto son mandangas. Historias para-a-sí dormir. De hace la friolera de ocho siglos.

A fecha de hoy lo que sí me importa es mi derecho a decidir, conculcado por un “grapat de lladres” que sovint es possen d’acord cuando de lo que se trata es de la pela, el euro y, sobre todo, el % que se van a llevar, perdón, a seguir llevando a costa de la educación de mis hijos, los consorcios sanitarios o la puta C32.

Así que ya digo, votaré por el derecho a decidir, pero no por la coartada de unos u otros chorizos. Como decía Serrat, “mi patria y mi guitarra las llevo en mí, la una es fuerte y es fiel, la otra un papel”.

Arturo Alcaine Camón

http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las putas y sus hijos

Decía mi tío José Poblador (El Blanco, para los que son de Caspe), y de quien guardo un recuerdo muy cariñoso, porque él lo era conmigo y eso de crío te importa y mucho, decía, digo, aun antes de que tuviera la Citroën y cuando iba con el camión y era vecino de mi abuela, su prima hermana, que una cosa son los mecánicos y otra los “cambiapiezas”, estas enseñanzas de la infancia se te quedan grabadas para siempre cuando vienen de personas queridas y a quienes, en ese momento tomas, porque lo permiten, como referentes. Te marcan, de algún modo.
Soy psicólogo y cuento con la especialidad, además, de clínica, esta autorización me viene reconocida por el ministerio, llevo ejerciendo casi 34 años y creo tener cierta pericia, y prestigio, con los colegas en Zaragoza, sobre todo en las tareas de diagnóstico. Siempre he pensado que sin un buen diagnóstico es imposible plantear un buen tratamiento, una cura adecuada. Pasé muchas horas, además, cuando era estudiante, en el manicomio que había al otro lado de las vías del tren, frente a mi casa. En algún sitio ironizaba con eso de que “vi-vía frente al manicomio”.
Pues bien, un poco al hilo de la entrada anterior pero no sólo, me gustaría revelar uno de los secretos más importantes que he aprendido en este oficio y que me han ayudado a una praxis creo que digna en todos estos años. No creo que exista un Dios, pero, de existir, lo que tengo bien seguro es que no se llama Dios Alcaine.
Podría citar más de una ocasión en que me he sentido confundido ante lo que me contaba un paciente, recuerdo, hace ya bastantes años, y por poner un ejemplo, una paciente que hablaba y actuaba como una histérica, tras unas entrevistas decidí asegurar la cosa y aplicarle el psicodiagnóstico de Rorschach y dio un perfil de histeria de manual y sin embargo… Algunas ideas paranoicas, un tufillo raro… No me encajaba bien la cosa y no podía especificar claramente por qué. Se la remití al Dr. Salvanés, jefe de psiquiatría del Servet en aquellos momentos y con quien colaboraba eventualmente y que, además, tenía la consulta muy cerca de la mía. Por la noche me llamó diciendo… “joder, Arturo, es una psicosis esquizoafectiva”… “Pero los síntomas y los resultados en el Rorschach…”, “Sí, pero a veces se presentan así, es muy raro que lleguen a las consultas privadas de psicología o a los manicomios, pero en los ambulatorios vemos algún que otro caso con ese aspecto”.
Lección aprendida. Posteriormente, y aquí en Lloret, me llegó un caso muy similar… Venía diagnosticada, como no, de bipolar… Está de moda.
Vox populi vox Dei, dicen, quienes nos dedicamos a este oficio, unos de una manera, otros de otra estamos, más o menos, como las maracas de Machín. Por lo menos uno que yo me sé. Mi recorrido fue el de otros, en el mejor de los casos, primero estudiar la carrera, luego como no has aprendido “el truco”, para empezar porque no lo hay, te pasas unas buenas temporadas en el diván. De algunas cosas te curas y de otras aprendes a ir curándote. En castellano la palabra cura tiene un sentido de meta, de fin, en catalán conserva aún el sentido latino original, cuidar. Es decir cuidarte de tu propia locura y, quizá lo que es tan o más importante que lo anterior, cuidar de tu propia locura, que lo de acabar siendo un normópata tampoco es plan.
A estas alturas estoy bastante seguro que lo que en el psicoanálisis hay de repugnante no tiene tanto que ver con la sexualidad, en estos tiempos el libertinaje es casi lo normal, sino con la idea insoportable para nuestro amor propio, de que una mayoría de las cosas que decidimos o que nos pasan, están determinadas inconscientemente. Eso que en un mecánico, por decir algo, es una putadica, en alguien que se ocupa de la cura del malestar psíquico de otras personas acaba siendo un putadón, porque va a condicionar gravemente nuestra praxis y nos puede llevar a intervenciones tan irresponsables e incluso criminales como las que narraba en el artículo anterior.. He de decir que si entre algún colectivo he encontrado resistencias y hasta un odio de corte paranoico contra el psicoanálisis es entre algunos de mis propios colegas que actúan desde una posición perversa. “La ley es para todos, pero no es mi caso”. Y de ahí en adelante usar de las personas a su cargo como objetos de goce para sus más bajas pasiones y pulsiones.
Limitarnos a aplicar el protocolo, que ya sabemos que puede ser manipulado mediante el uso selectivo y torticero de los datos para que nos conduzca a una intervención que ya se estaba buscando inconscientemente y que se acomoda a nuestros aspectos más viles, es una forma de que te paguen por gozar, pero en esto son mucho más honestas y limpias las putas que ciertos colegas.
Arturo Alcaine Camón
http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario