En días religiosos

Como estamos en Semanasanta (lo escribo como suena) pues es un sintagma ontificado por estos lares, me parece pertinente hacer alguna reflexión sobre la fe, las creencias, la religión y esas cosas.

Hace bastantes años una colega, por la que además siento cariño y respeto, me dijo en tono admonitorio que iba a ser uno de esos psicoanalistas que fueron atrapados por el Zen, disentí y disiento, el Zen es un camino de liberación, hasta los evangelios lo dicen, la verdad os hará libres…

El psicoanálisis no debería acabar siendo una religión, aun cuando nos haya permitido, tras muchos años de filosofía negativa, la que arranca de Platón con su concepto de verdad como a-letheia ἀλήθεια, con la partícula negativa a que viene a decir desocultamiento, aproximarnos, con diferentes palabras, a algo que el Zen viene planteando desde casi la misma época que el padre de la filosofía.

El Zen nace de la relación entre el Taoismo y el Budismo y cuestiona las creencias, las apariencias, las imágenes que vemos desde nuestra caverna, por usar el mismo mito de Platón. Las llama Dharma, detrás de ellas, ellas mismas son, Mu, nada. Nos enseña a hacer sin pensar, a pensar sin pensar, a no temer las ideas que puedan emerger de nuestro inconsciente sino a dejarlas fluir. No se trata de desocultar nada, de llegar a una verdad Una, sino de permitirnos contemplar el mundo, el universo y a nosotros mismos como parte de él, el psicoanálisis a veces, pocas, consigue lo mismo.

Si tuviera que hacer alguna proclama sobre mi religión casi me atrevería a decir que me considero un modesto practicante del Zen. Por otra parte una religión que nunca ha provocado una sola muerte por persecuciones religiosas o guerras de la misma causa. Se puede ser católico y Zen, he conocido a un sacerdote católico que era un gran maestro Zen, ateo, musulman, politeista etc. Esta religión implica otras cosas, la más importante, quizá, es la aceptación del Karma, de la reencarnación.

En occidente, con nuestra cultura, tan basada en el individualismo, se la suele confundir con la metempsicosis, la transmigración de las almas, curiosamente la gente que tiene esas creencias siempre cuenta que ha sido Napoleón, Cleopatra o alguna celebrity de la historia. El Karma es otra cosa, recuerdo a un analizante hace años que me contaba estuporoso que había sido amenazado por un cacique de la construcción, mi paciente ejerciendo sus funciones lo había tenido que denunciar por una barbaridad urbanística y el otro le había gritado ¡Te voy a meter cuatro hostias!. Semanas después mi paciente estaba en su oficina y un balonazo reventó los cristales de su despacho que le cayeron encima, salió furibundo a la calle agarró a uno de los chavales y le gritó ¡Te voy a meter cuatro hostias! Desde el diván me expresaba tan alarmado como sorprendido, que en ese momento, su voz, su ser, sus sentimientos, eran los del energúmeno que le había amenazado a él antes. Eso es una experiencia karmática.

También conocí a un chico adoptado que se parecía mucho a su padre adoptivo, los gestos, mil veces repetidos acaban modelando nuestras facciones.

Ayer, mientras esperaba el comienzo de la procesión del Santo Entierro, en Caspe, vi a unas cuantas personas a quienes aprecio mucho porque me parece buenas gentes que hacen buenas cosas, junto con algún que otro hijoputa que se disponían a procesionar…

Como ya comenté hace tiempo Mahoma dice en una de las Suras del Corán, “si los musulmanes y los cristianos quieren competir en algo que lo hagan en buenas obras”

Mi religión, de ser alguna, es el Zen, me lleva, cada vez más, a pensar que las creencias de cada cual son relativamente triviales. Mucho más importantes son sus actos, estos harán de este mundo algo más o menos amable, no hace falta que sea perfecto, o un infierno, que parece ser la tendencia en los tiempos que vivimos.

Sólo quiero invitarles, en estas fechas especiales, mas allá de que crean o no en Dios, en los Dioses o, si me apuran mucho en lo que cuenta el gobierno (que eso sí que es creer) que reflexionen algún que otro rato sobre el karma que arrastran y el que van a transmitir si no se hacen conscientes de ello.

Buena Pascua

www.arturoalcaine.com

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Esperando a mi hijo en La Novia del Ebro

Este jueves, como los demás, llevé a mi hijo a jugar a baloncesto a Caspe con los antiguos miembros del equipo local, son gente bien metida en la treintena pero que lo han acogido como uno más del equipo, creo que no hay mejor escuela y el chaval va entusiasmado, pese a las sórdidas manipulaciones de sus torturadores en Cataluña solo necesitaba una oportunidad. Pero no quería hablar de eso…

Chiprana, cuyo slogan turístico es “La Novia del Ebro” es un pueblecico de quinientos habitantes que dista 6 km de Caspe, un sitio precioso lleno de rincones de postal, cuando se me ocurrió decir que era la mejor zona residencial de Caspe me contestaron que Chiprana tenía 10.500 habitantes, 500 en el centro y 10.000 en los suburbios… También son los más “tiraos p’alante” del​ mundo, y no les faltan motivos.

Como decía, llevé a Julio a basket y como se tiran dos horas me volví a Chiprana a hacer tiempo en el bar de la piscina… ligué con una familia de relajados franceses que habían venido a disfrutar de la pesca me fumé dos cigarrillos y pensé un buen rato.

Acabo de abrir consulta en Chiprana, la idea es prestar servicio a toda la comarca del Bajo Aragón… no sé qué tal me irá pero, en esas fantasías que te vienen en estos casos, pensaba que quizá habría que cobrar un plus por propiciar que vengan, conozcan y vivan Chiprana que es, en sí, una experiencia terapéutica, para muestra un significante…

No he podido localizar, en todo el casco urbano, una puñetera señal de dirección prohibida u obligatoria. Cuando te cruzas con alguien en un estrecho la cosa se resuelve levantando la mano y con una sonrisa el que lo tiene más fácil deja pasar al otro… Para uno que viene de Lloret, o de Zaragoza, es tan asombroso como gratificante. Eso sí, también discutimos, estamos lo culés y los merengues de los cojones, pero el tono es de Guasa…

Vengan a Chiprana, les sentará bien. Si es a mi consulta mejor, le sentará bien a mi maltrecha economía, y si no disfruten de la Novia del Ebro. Vivir así es posible (aún).
http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Psicología y/o Psicoanálisis

En los dos diplomas oficiales que cuelgan en mis consultas aparezco como psicólogo, en uno como licenciado, en otro como especialista en clínica, por supuesto tengo muchos otros que acreditan mi formación psicoanalítica pero, cada vez menos, me siento un religioso de la cosa. El psicoanálisis personal es una medida profiláctica para todo aquel que tenga que trabajar con el malestar de las personas, se pega más que las ladillas y es muy fácil alienarse en una posición patógena bien para el paciente bien para uno mismo bien para ambos. 

He pasado muchos años formando profesionales, médicos y psicólogos, en tareas de psicodiagnóstico, creo que si fallamos ahí cualquier trabajo ulterior será más o menos fallido. Pues bien, la primera y más importante tarea que nos compete es averiguar si, de todo aquello de lo que el paciente se queja, aquel puede, y hasta que punto, relacionar lo que le pasa con lo que hace y viceversa. Un taoísta diría el Yin y el Yang. Está imagen, bastante lograda por cierto, nos recuerda que en todo Yin hay algo de Yang, y a la recíproca, porque, si no, el puro Yin puede comportarse como puro Yang y viceversa.

El primer paso, en cualquier tratamiento, es conseguir que el paciente pueda entender las muchas formas en que se relacionan sus sentimientos y pasiones, sus miedos y sus filias, con su conducta y las de quiénes comparten tiempo en su vida. Sólo con esto se suele producir una mejoría ostensible de su malestar, sin ello hay poco que rascar. A partir de ahí la cosa puede quedar en una pregunta y el paciente decidir analizarse o utilizar técnicas de tipo más conductista por no interesarle saber más, como decía un paciente hace muchos años “cascuno es cascuno y tiene sus cascuneces” pero la base de cualquier intervención, de la línea clínica que sea pasa por ahí o no puede haber mejoría.

 Cómo decía el chiste de la bombilla aplicado a los psicólogos “¿cuántos se necesitan para cambiar una bombilla? Uno, pero la bombilla ha de querer  cambiar​.

http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Polacos y baturros

Hace mucho que vengo diciendo que soy aragonesista en Cataluña y catalanista en Aragón. Hace algún tiempo tuve una diatriba con una amiga en la que ella decía que me gustara o no era catalán, a lo que le respondí que, en cualquier caso, esa era una de las formas más cojonudas de ser aragonés… Creo que fue en la misma discusión donde otra, a la que no conozco, me acusaba de manipulación por poner los nombres de los Reyes de Aragón en castellano, hablaba la víscera o, quizá, algún esfínter, aunque creo que hablo muy buen catalán no tuve la suerte de estudiar su ortografía, por eso escribo en castellano, pues bien, es norma de estilo en todos los idiomas de nuestro entorno traducir a la lengua que se esté usando los nombres de los monarcas, aunque no se haga con el resto de los nombres propios.

En lo cotidiano ser aragonés en Cataluña, muchísimo más probable que lo contrario, te hace ser tratado como un querido pariente cercano, esa es mi experiencia y sin embargo…

Sin embargo leía en un blog en el que se criticaba el trato que estaban recibiendo los bienes retornados a Sijena, lo cual es, por supuesto, opinable, una serie de comentarios de corte muy pero que muy similares a los que me toca escuchar a veces a algunos mostrencos cuando “pelan” a los catalanes. Me dije ¡coño! en esto también somos primos hermanos. ¡Qué làstima! 

Los estereotipos, el catalán roñoso y tacaño, el aragonés bruto y garrulo, no hacen sino generar violencia porque agreden a la individualidad personal del cada uno y, además, son falsos, al menos en mi experiencia.

El revisionismo histórico con que se pretende justificar en parte el independentismo sólo funciona con los garrulos de uno y otro lado de la Franja, eso sí, por desgracia vamos bien servidos de ellos, a uno y otro lado de la Franja, en la Franja, de dónde soy originario, tampoco nos podemos quejar.

Unos cuantos políticos nacionalistas, tanto me da si españolistas que catalanistas, entran en estos temas, así como el juicio por el 9N y como grandes ilusionistas nos tienen mirando para otra parte mientras votan juntos en Madrid, o se abstienen, para que no se investigue fiscalmente a la Iglesia, al ppartido más corrupto de Europa, o al partido del 3 0/0 ¡caramba! esos sí que son primos hermanos. Los demás sólo somos primos, o al menos, lo hacemos.

http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Malos sentimientos

He dicho en más de una ocasión que los psi… loquesea descubrimos el agua caliente más o menos cada generación, palabras que se ponen de moda para contextualizar cosas sabidas desde hace siglos.

Hace poco un amigo del Facebook publicaba su cabreo por un comentario que habían hecho sobre él en un grupo del que no participo. No sé qué se decía pero, por alguna pista que daban imagino la autoría. Es más, también he soportado algún comentario medio impertinente de ese origen. Tengo por norma, en este encuadre, no hacer acuse de recibo de esos mensajes. Yo por eso cobro, es un trabajo más duro de lo que la gente piensa, a veces.

La ira, el odio, la envidia, el resentimiento etc forman parte de lo que el pueblo, que es muy sabio, ha llamado siempre “malos sentimientos” y de algunas personas se dice que los tienen. Es una verdad a medias, algunas personas están dominadas por ellos, pero todos en algún momento los padecemos, sabemos de ellos. Una de las formas en la que nos damos cuenta de que alguien está dominada por sus malos sentimientos es que su relación con nosotros nos los induzca.

En efecto, frente a ellos caben dos actitudes, o pararnos a analizar qué los provoca, no siempre es fácil y a veces hace falta que intervengamos un profesional, y la otra es proyectarlos a mansalva trasladándoselos a los demás, como diría el Maestro Yoda, el lado obscuro más rápido y seductor es… pero no más poderoso. Que los demás sea malos nunca me hará a mí mejor.

La única actitud posible frente a los malos sentimientos del otro es poder entender los propios y desde ahí poder aplicar eso que ahora llaman inteligencia emocional, antes empatía y, desde hace siglos, compasión. 

Ello si el otro te importa, por lo que sea, aunque sea porque te paga y se quiere curar de su MAL estar… Si no, como se dice vulgarmente, pasar de él como de comer mierda.

www.arturoalcaine.comhttp://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Repugnante Psicoanálisis

Quienes me conocen saben que he pasado una pésima temporada, pocas cosas hay mas angustiantes y dolorosas para un padre que comprobar que alguien le está haciendo daño a su hijo de forma cruel e insensata y que, además, ello tenga que ver con el hecho de que yo soy psicoanalista.
El equipo del EAIA que ha intervenido, la terapeuta familiar que medio nos impusieron y que les contaba, y les cuenta, cosas que debieran ser secreto profesional (la he pillado al menos en tres renuncios) y que ahora trabaja en su equipo, todos ellos son de orientación sistémica y supervisan con el mismo gurú, alguien de quien tengo constancia que odia a los psicoanalistas, en particular a los lacanianos.
Más allá del dolor, y del odio en que se convirtió, que me ha producido su práctica estúpidamente cruel, también me han hecho pensar qué es lo que provoca semejante odio al psicoanálisis por parte de un colectivo con el que compartimos, en el fondo, una gran parte de las formas de entender las problemáticas de los niños y adolescentes en función de cuál sea la dinámica familiar.
El psicoanálisis es repugnante para muchos colegas, lo sé, como sé que la repugnancia se transforma pronto en odio, son los dos pasos en que circula la angustia, que, como no puede ser de otra manera es angustia de castración.
¿Qué?
La castración atenta contra en narcisismo infantil, contra la omnipotencia, pero es imprescindible para el trabajo psicosocial. La castración de la que hablo en este caso se refiere a el trabajo que hace el inconsciente determinando en gran medida desde nuestra percepción a nuestras decisiones y praxis. Por eso algunos consideramos que es imprescindible el análisis personal. Saber de nuestras propias locuras y de nuestra condición de humanos con conflictos, neuras, filias y fobias. Saber que una gran parte de lo que somos se juega fuera de lo que narcisísticamente creemos y pretendemos ser.
Yo no creo en el psicoanálisis, lo practico. Conmigo mismo, el inconsciente nunca deja de funcionar y por lo tanto el análisis es de por vida, y con algunos, solo algunos, de mis pacientes, los que deciden que sí quieren saber, de su castración, de su inconsciente, de sus muchas contradicciones etc.
Todas estas personas de las que hablaba son quienes sí creen en el psicoanálisis, y por eso lo combaten. Los perversos son los últimos creyentes, y estos creen. Todos ellos han tenido contacto con el psicoanálisis y la angustia que les produce el Otro les hizo optar por el camino de la renegación, la ley es para todos pero ellos están al margen porque son la ley. Mientras tanto, conscientes o no de ello, van causando daños terribles a las personas a quienes tendrían que cuidar y proyectando su perversión, mecanismo esquizoparanoide por cierto, sobre los demás. Pobres de ellos y de nosotros.
Les auguro un brillante futuro inmediato, como decía ayer Jorge Alemán en Facebook, hablaba de los recientes atentados en Niza, el enemigo es el Otro. Pero el precio que vamos a pagar, que ya pagamos en este mundo de crueldad y terror, lo pagaremos todos, ellos también.

Arturo Alcaine Camón

www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Deseo y adolescencia

Conversaba no hace mucho con una colega joven, psicóloga y psicoanalista, sobre un tratamiento seguido con un adolescente en el que , a su decir, no se respetaba el deseo, palabra mayúscula en estos contextos, de muchacho. Tremenda y supina muestra del despiste generalizado que afecta a buena parte de la población en los tiempos que corren y que afecta, incluso, a quien por razón de oficio debiera estar avisado sobre estos menesteres.
En primer lugar se me viene a la cabeza la distinción entre tres verbos distintos, querer, apetecer y desear.
Simplificando bastante la cosa, con los riesgos que ello implica, querermos lo que creemos desear, es algo del orden del amor, de la relación entre lo imaginario y lo simbólico. Por eso es tan frecuente que obtengamos resultados diferentes a los que pensábamos querer. El deseo es inconsciente y sólo un adecuado trabajo sobre el mismo permite no caer en las trampas de lo anterior. El apetecer a menudo tiene que ver con la pulsión de muerte, con el abandonarse al puro goce de la repetición o del dolce fare niente y, con frecuencia está en las antípodas del deseo.
Lacán decía que el deseo es efecto de la interpretación sobre la demanda. Es más, propone, como salida de análisis, la producción de un deseo decidido. No es poca cosa. Menos en los tiempos que corren en los que lo predominante son los goces decididos, es decir, la confusión casi absoluta entre lo que nos apetece, es decir la creencia y legitimación de que aquello que circunstancialmente nos puede apetecer es lo que queremos. Eso, en un adolescente es mucho más flgrante todavía. Includo neurológicamente sus lóbulos prefrontales estan acabando de formarse.
Y aquí viene la segunda parte de la cuestión, los niños y adolescentes a nuestro cargo no están en condiciones de desear, aún no lo están. Necesitan del deseo de los padres como una especie de prótesis frente a la que ir articulando un deseo propio, a veces para seguir los modelos e indicaciones, muchas otras para reb/velarse frente a ese deseo, ahora bien cuando los padre no desean y, en particular, cuando no lo hacen para sus hijos, estos se quedan sumidos en el caos o en la pura alienación que les presenta el sistema de propaganda.
Me contaba la directora de la guardería a la que llevé a mis hijos lo a menudo que los padres decían que lo que querían para sus hijos es que fueran felices. !Coño claro! Pero luego tendrás que desear que sea médico o fontanero para que él decida ser saxofonista.
Mi colega decía que esto podía ser cruel. Lo cruel es inhibirse y dejar a los hijos no ya huérfanos, sino de padre desconocido, unos hijos de puta, vamos.
Arturo Alcaine Camón
http://www.arturoalcaine.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario