A propósito de la polémica de Jorge Alemán

Leía, estos últimos días, la polémica desatada por Jorge Alemán a resultas de una publicación suya en Facebook sobre el final del psicoanálisis. Acostumbro a leer sus publicaciones, me innteresan, luego diré por qué.

No me pareció que se tratara de épater le bourgeois sino de una cuestión sobre la que sería bastante conveniente que nos tomáramos un poquito, al menos, la molestia de pensar con la que está cayendo. Por supuesto se desató una pequeña tempestad entre los partidarios y detractores de Alemán llegando incluso a cuestionar y descalificar una de sus detractoras a otro que lo nombraba como maestro suyo… Bueno, la transferencia es lo que tiene y Jorge las concita, que duda cabe, positivas y negativas.

Pues bien, he de decir que también lo considero uno de mis maestros, o un maestro a secas y esto no solo porque haya tenido la suerte de asistir a alguno de sus seminarios cuando venía por Zaragoza o leído algunos de sus libros sino porque Jorge, como su alter ego Sergio Larriera, con quien me une una relación casi amistosa tienen la cualidad, al menos en este campo, de abrirte preguntas, muchas de las cuales te llevan a fértiles campos de trabajo de donde pueden brotar ideas que te permitan seguir trabajando, analizar y analizarte. En este campo nuestro, para mí al menos, un maestro no es quien te ofrece respuestas sino, como decía quien permite que se te abran preguntas con las que continuar el análisis, propio y del mundo que te rodea.

Al hilo del “escándalo” en las opiniones de Jorge se me vienen algunas cosas a la cabeza que trataré de comentar aun a sabiendas de la gran y exquisita erudición de éste.

En primer lugar la articulación subjetiva a partir del nombre del padre responde a una sociedad periclitada. La escucha freudiana del inconsciente se empieza a formular a finales del XIX en pleno apogeo de la primera era industrial, incluso, simplificando mucho la cosa, los ciudadanos empezamos a adquirir la condición de tales, a tener apellidos, a partir de la necesidad de poder firmar contratos para vender nuestra fuerza de trabajo. Hoy el mundo es otro y vivimos en un tiempo en que las identidades aparecen, cada vez más, con un aspecto fractal, como ya, modestia aparte, anticipé en mi libro Psicoanálisis Aplicado:Encuentros, hace quince años.

Una segunda cuestión que se me viene al pensamiento, y casi por la propia enunciación de Jorge, es el propio texto de Freud, psicoanálisis terminable e interminable… Y cómo, los nacidos y criados en otra época, también nos vemos afectados por este desparrame multifocal de nuestras identidades y el encuentro, más o menos forzado, con lo inanalizable.

Por retornar sobre la cuestión fractal, una de las características de las curvas fractales es que no son derivables, la otra que generan en diferentes escalas curvas autosemejantes que se repiten aparentemente sin límite, o al menos sin otro que la muerte.

Hoy, más que nunca, el psicoanálisis, o eso que han dado en llamar la izquierda lacaniana se constituye en un recurso frente a la barbarie que se avecina, no sé si el psicoanálisis ha llegado al final, lo que sí parece haber llegado al final es esa producción de la modernidad que era el $, el sujeto del inconsciente, al menos en la ilusión de poder articular, más o menos adecuadamente un deseo decidido, un symptome.

http://www.arturoalcaine.com

Anuncios

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A propósito de la polémica de Jorge Alemán

  1. Pedro dijo:

    Grande Arturo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s