Charlando con mis hijos

Hay pocas cosas de las que me sienta orgulloso, pagado de mí mismo que se suele decir, por lo que se refiere a mi vida personal no son las que predominan, pero haylas, si tuviera que citar una es que a mis hijos les guste conversar conmigo, de temas diversos, pero me satisface mucho que quieran charlar conmigo y que se sientan escuchados. Intento corresponderles siendo sincero e intentando adaptar mis respuestas, o mis mensajes, a la capacidad de comprensión que ambos tienen, que es mucha y cada uno en su edad.

Me preguntaba Sofía, ya hace unos días, tiene 7 maravillosos años si era verdad que Papá Noel y los Reyes Magos, eran los padres. Lo primero que uno tiene que saber es que cuando un niño pregunta eso es porque ya sabe que es así. Le dije, claro está, que sí pero no exactamente. Ella entonces me dijo que entonces los padres mentían a los niños. Yo le contesté que hasta cierto punto nada más y le conté que si fuéramos romanos, en estos días que son los mas cortos del año, estaríamos celebrando las Saturnales, que la familia se reunía, se hacían comidas y dulces especiales y a los niños les regalaban cosas que decían se las traía el dios Saturno, le conté que se lo representaba como un abuelito barrigudo y bonachón con una gran barba blanca. Le pregunté si le recordaba a alguien…

Rápidamente me dijo que era igual que Papá Noel o que un Rey Mago… a lo que yo le comenté que si después de miles de años seguíamos necesitando de la misma imagen para representar unos sentimientos, sería porque esos sentimientos serían verdad desde hace miles de años y que teníamos que llamarlos de algún modo y darles alguna imagen y que eso debía encerrar alguna verdad que no sabíamos decir de otra manera. Se iluminó y puedo asegurar que no perdió un ápice de ilusión, ni cuando nos encontramos un Papá Noel, en la puerta de un comercio, ni para ver la cabalgata. Está feo decirles a los niños que los Reyes son los padres, salvo que se trate de otra Sofía o de su hermana Leonor… Pero tampoco es necesario transmitirles el mensaje de que nos gusta que sean tontos y crédulos porque esa sí es una importante transmisión ética para su futuro.

Hablando de ética, me preguntaba Julio que porque algunas de las personas a su cargo le insistían en lo de las normas éticas y que qué era eso. Le dije que una perversión, se quedó sorprendido. Le dije que había unas leyes a las que tenía que someterse o se arriesgaba a pagar las consecuencias, que había algo llamado moral, que era del orden de lo religioso pero que, como ya sabía, no era la misma para nosotros que para alguien que viviera en Arabia Saudí. Pero que la ética con lo que tenía que ver era con las consecuencias de nuestros actos y decisiones, y con si las considerábamos buenas o malas, deseables o indeseables. Y que frente a eso éramos libres y, por lo tanto estábamos siempre solos. El me comentó que, claro, en otros tiempos prohibir la carne de cerdo podía ser un buen consejo ético porque podías pillar la triquinosis (luego me preguntó que era eso, pero ahora no viene al caso) pero que ahora eso con las medidas de higiene que hay era un simple mandato religioso… Creo que pilló la diferencia bastante bien a sus 13 añitos.

Arturo Alcaine Camón

http://www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s