La ley del culo y el culo de la ley

No puedo callarme más, puede que la cague, no lo sé, a estas alturas ni en este tiempo y lugar, pero, cuando mi hijo me provoca, con toda la razón además, me parece casi un crimen, o un pecado por omisión, no decir alguna de las cosas, solo unas pocas, que vengo pensando los últimos tiempos.

Me decía ayer por la tarde Julio, que no quería volver a la Casa de Infants de Lloret de Mar donde lo tienen legalmente secuestrado, contra su voluntad y la de sus padres, que no podía soportar que el monitor jefe a su cargo le dijera, cuando él, mi hijo, trataba de razonar con él, que utilizaba un lenguaje demasiado adulto, cuando Julio acababa crispado le decían que no se alterara y que por eso estaba allí y necesitaba su ayuda…

¡Maldito inepto, lameculos y paniaguado! Otro más…

Si tuviera lo que hay que tener, es decir, dos dedicos de frente y un mínimo de formación, bestia analfabeto, sabría que en la escala de Wechsler de inteligencia, uno de los subtest que más correlacionan con el factor G de inteligencia general de Catell es el de Vocabulario, y mi hijo tiene un CI superior a 145. Pero como los méritos de semejante pedazo de carne deben ser otros, lo único que sabe hacer con su miseria intelectual y moral es tratar de humillar a quien está muy por encima de él. Mierdaseca le dirían en mi pueblo.

Por supuesto le dije a Julio que le contestara, sin perder el aplomo eso sí, que podía decirle que si tenía complejo de inferioridad se lo hiciera tratar y que su padre estaba dispuesto para debatir el asunto de forma civilizada, desde luego.

Sigo…

Otro tanto cabe decir del equipo del EAIA muñidor de semejantes despropósitos. Julio, cuando su madre y yo decidimos divorciarnos lo llevó muy mal y tuvo varios episodios de violencia con su madre, no contentos con eso entraron, ambos, en un suerte de “furor querulandi” y cruzaron varias denuncias, todas ellas desechadas por los juzgados pero que fueron tomadas como base para retirarnos la custodia e ingresar a Julio en Mas Garriga, un dispositivo dependiente de la Fundación Resilis en la que todos los sujetos intervinientes han trabajado y que no deja de ser una empresa privada. En Cataluña estamos el 15 % de la población del estado pero mantenemos a un 25% del los niños “protegidos” de España (“algo hay en Dinamarca que huele a podrido” diría Hamlet), cuando se lo comenté al inútil del que hablaba supra, me dijo que eso era porque se trabajaba mejor. ¡Ja!

Desde el primer momento las personas encargadas de “instruir” el caso, mostraron una actitud absolutamente interesada y tendenciosa orientada a, fuera como fuera, armarse de argumentos, para que el secuestro de mi hijo fuera como fuera, además de medias verdades, manipulaciones dieron muestra de una absoluta inepcia, desconocimiento mínimo de la profesión a los que hay que sumar comportamientos que considero pueden ser constitutivos de delito y que no voy a especificar porque están en la querella criminal que les puse hace ya meses. Y otras que se han ido sumando de entonces acá.

Por citar un par de ejemplos, solo un par de entre muchos, la psicóloga del equipo, una enferma de sadismo, le dijo a Julio, él protestaba reiteradamente que quería volver con sus padres, que estaba retenido allí por culpa de sus padre quienes habían cometido muchos errores. ¡Hombre! Que hemos cometido errores es de esas verdades triviales del tipo de “Sócrates murió porque era mortal”, seguro que sí, pero que a un niño con una tremenda carga de culpa, trates de manipularlo incentivando el odio hacia sus padres es del orden de lo canallesco, Nidia Ávila.

Sigo…

Julio me llamó para decirme que había intentado ahorcarse en la ducha con el pantalón del pijama pero que se le había roto, esta inepta y su compañero Jordi Panadero, trabajador social, dijeron que era para llamar la atención. Conozco, porque es mi obligación, los cuatro supuestos que hay respecto del suicidio, tentativa, logrado, inconsciente y simulacro, pero ¿saben ustedes paniaguados ruines y rastreros, cuantos de estos últimos acaban en fallecimiento? Y lo decían como si no pasara nada. Son ustedes unos irresponsables además de unos canallas.

Al hilo de eso he de decir que esa noche, para dormir, me metí entre pecho y espalda una botella de whisky, lo digo porque me consta que una de las cosas que exponen en su informe es mi supuesto alcoholismo. Reconozco haber pasado unos meses, entonces, en que tenía un comportamiento dipsomaniaco, que es otra cosa. Además de un divorcio, que aunque sea civilizado es una ingrata experiencia, en poco tiempo murieron mi madre, su hermano, que fue lo más parecido a un padre que he tenido y a quien quería mucho y, por si fuera poco dos perros… Hombre, pues sí, hubo momentos de desesperación, pero ni soy ni he sido alcohólico, eso sí, si como carne lo hago con un vaso de vino y en una tertulia que tengo los Viernes me tomo un whisky con hielo, faltaría plus… Pero a ustedes, pareja de sinvergüenzas, les importó poco que les llevara unos análisis recientes en los que mis transaminasas estaban de un normal que daba asco, a ustedes nunca les ha interesado la verdad sino una buena historia que justifique su prevaricación.

Un gilipollas, a quien consideraba amigo, me decía que mi problema era no ser más humilde, que si el EAIA había intervenido por algo sería. Bueno… Un colega argentino me decía que de las cosas más terribles para él, en los tiempos de la dictadura militar, era que cuando desaparecía un vecino otros comentaban eso de “por algo será, algo habría hecho”, mismo paradigma, no tendría que haberles puesto la querella criminal aunque, tras casi 34 años de ejercicio profesional haya observado, y padecido, actuaciones a todas luces contrarias absolutamente a la ética profesional porque por algo ellos son la autoridad.

Hace no mucho obligaron a Julio, tiene 13 años, a ir a Gerona a que firmara unos papeles sin asistencia letrada, ellos decían que sí, supuestamente quien iba a velar por los intereses de mi hijo era el mismo abogado de ellos… Daría risa si no se tratara de lo que se trata, como él reiteró su deseo de volver con sus padres le gritaron y trataron de intimidarle. Por supuesto lo denuncié en el juzgado de guardia.

Si por algo le sigo teniendo cariño a mi ex, aun cuando bien divorciados estemos, es por detalles como que me llamara el viernes siguiente llorando para decirme que la había llamado una de las presuntas delincuentes del EAIA para decirle que, si seguíamos con la querella y denuncias, tardaría mucho en ver a su hijo… Pero que ella no podía dejarle en herencia transigir de ese modo con la injusticia y darle ese ejemplo. ¡Un besazo Vanessa!

En el país del caganer, del cagatió, del 3%,, mientras un hatajo de corruptos se llena la boca con el “España nos roba” un hatajo de corruptos siguen gobernando y viviendo a costa de nuestros impuestos y manteniendo a otro hatajo de paniaguados y lameculos que nos dicen que seamos humildes y que traguemos, como ellos, para evitarnos problemas… No hay whiski en el mundo para tragar toda esa mierda, lo siento, y como no soy alcohólico prefiero luchar a tragar, que le voy a hacer. No sé como acabará esta mierda pero, no lo duden, no ha hecho más que empezar y por hoy lo dejo que tengo que ir al registro mercantil a seguir investigando a estos figuras y a las ubres de las que maman,

Arturo Alcaine Camón

http://www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s