A ti (Querida)

Hasta quedar desnudos
los huesos,
o los otros.
Casi como nacimos los dos,
desnudos y sin ataduras…
y a las maduras
¡Qué peligro!
Cuando nada nos empuja
(en esta subasta)
ni arriba (ni llega)
ni abajo, pero pica
y repica.
Como campana.
La vieja bestia,
la bestia vieja
henchida de odio
¡Oh Dios!
Hinchadas sus
pústulas.
Hizo de su mediocridad
vicio, de su virtud,
arma, con sus palabras
veneno, para tu alma
indecisa, para tu silencio
escarnio, qué poca
cosa, la que en tu
nada, se escucha
el clamor, del pudor (en catalán)
…es la peste, una más
en la pandemia atroz,
ubicua.
¡Qué vulgar!

www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s