Yin-Yang y Psicoterapia

Había una variante del chiste de la bombilla con los psicólogos. ¿Cuantos se necesitan para cambiar una? Pues uno nada más, pero la bombilla tiene que querer cambiar.

Cuando algunos critican la eficacia del psicoanálisis aludiendo a lo largo que es el tratamiento, y por ende costoso, las estadísticas pueden hacerse, y manipularse, de muchas maneras, una de ellas es no contabilizar, desde modelos supuestamente “más científicos” los abandonos o no inicios, en realidad, de los tratamientos. Es muy importante señalar para los colegas, pero también para las personas interesadas en usar de una psicoterapia, una de las que, según mi experiencia, es de las mayores dificultades en las primeras fases del tratamiento, eso que en psicoanálisis llamamos las primeras entrevistas. Se trata de la ubicación subjetiva. La situación del paciente, en tanto que sujeto, respecto de su malestar. Ese es el primer y más importante trabajo que tenemos que abordar los psicoterapeutas y sin el cualquier otro esfuerzo será baladí.

Tengo la cabeza un tanto “ahormada” por el test de Rorschach, en cuyo estudio y práctica llevo va para 35 años, me permite, en la medida en que a día de hoy es una prueba, en gran medida estandarizada, de una parte, y que sólo se entiende bien aplicando los desarrollos psicoanalíticos, encontrar un terreno que me permita entenderme razonablemente bien con colegas de otras orientaciones clínicas, pues bien, en esta prueba existe un indicador que cuando aparece con unos determinados valores hace pensar en, por usar el vocabulario de Exner, rigidez cognitiva y se la considera como, a su vez, indicador de mal pronóstico o de dificultades a la hora del tratamiento y, esto, más allá de la orientación clínica o teórica del profesional y del modelo de terapia que se proponga utilizar.

Cuando hace muchos años me puse a reflexionar sobre los “porqués” y los “cómos” del funcionamiento de la prueba en muchos de sus aspectos llegué a la conclusión de que lo que esta proporción indicaba era la mayor o menor capacidad del sujeto para relacionar lo que le pasa con lo que hace, y que la mencionada rigidez cognitiva no venía a ser sino el estado de disociación mental entre ambas caras de una misma moneda, o, si se prefiere, usando unos términos exóticos pero con mucha historia, una experiencia personal absolutamente decantada por el Yang o, menos a menudo, por el Yin.

Algo tan obvio como que nos rascamos cuando nos pica, comemos cuando tenemos ganas, o que tenemos agujetas al día siguiente de una larga caminata, parecen no relacionarse de manera automática en la vida de muchos pacientes. Son unos ejemplos bastante simplistas pero a grandes rasgos la cosa se trata de eso.

Cuando una persona pasa mucho tiempo de su vida en un estado en el que “está que muerde” tiene varias salidas posibles, comer desmesuradamente, y eso le traerá consecuencias, o segregar ácido clorhídrico con el estómago vacío lo que le provocará una irritación y deterioro de la mucosa gástrica facilitando que las bacterias responsables terminen por producirle una úlcera.

Que un paciente padezca úlcera de estómago, gota u obesidad mórbida no es algo que le pase y ya está, es algo que tiene que ver con algo que hace y con una actitud, lo cual con toda seguridad también es la consecuencia de otras cosas que “le pasan”, y así sucesivamente.

Mi experiencia, y son ya más de 30 años, es la de que una gran parte de los pacientes, que no son gilipollas, mejoran de sus padeceres tan pronto como consiguen entender la relación entre sus actitudes, lo que hacen y lo que les pasa, y eso es un trabajo a realizar en las primeras entrevistas, medido en tiempo eso suele ser desde unas pocas semanas a unos pocos meses. La continuación, la terapia propiamente dicha, sea, insisto, siguiendo el modelo teórico que sea, es el trabajo de acompañamiento, asesoramiento y apoyo que hace el terapeuta para que el paciente consiga cambiar su vida ahí donde sus recursos flaquean.

 www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s