Abusos sexuales

Anda estos tiempos el pueblo, Lloret, muy alterado con la detención de un conocido personaje local por un supuesto caso de abusos sexuales a menores, la gente está muy indignada porque las sospechas venían de viejo y, sin embargo, hasta este último verano se le había mantenido contratado por el ayuntamiento. No sé si resultará culpable, parece que hay pruebas, pero, ante tanta indignación aprovecho para decir algunas cosas que me parecen pertinentes respecto del sexo y los niños.

Uno de los motivos de escándalo del psicoanálisis desde sus primeros tiempos ha venido siendo el descubrimiento de la sexualidad infantil. Los niños están sexuados desde el momento en que nacen y esa sexualidad atraviesa diferentes avatares en el proceso de crecimiento de la personalidad que determinan su forma de gozar y desear, así como de relacionarse con el otro.

Por lo general a la sexualidad infantil le caben tres destinos, una parte se sublima en actividades culturales, sociales, podemos decir que se economiza en tanto va a ser gozada a través de la profesión o las aficiones, la analidad puede derivar hacia el goce de amasar dinero, pasta, o la escopofilia al deseo de aprender. Otra parte se integra con la sexualidad genital, la que generalmente entiende la mayoría de la gente por tal, unos prefieren besar o chupar, otros amasar y magrear, algunos ver cuerpos desnudos o fetichizados etc, y por fin una buena porción se convierte en síntomas neuróticos. Freud lo que vino a decir es que la vida sexual del neurótico la constituyen sus síntomas.

Si a estas alturas aún hay quien esto le suene marciano bástenos pensar en qué tendría que hacer alguien con fuertes fijaciones anales, con un impulso casi irresistible a tocar la mierda y un fuerte sentimiento de culpa por el mismo… ¿Les suena esa señora que se pasa el día limpiando o pasando el dedo sobre los muebles para ver si hay polvo? Y así mil casos más.

La sexualidad infantil es un hecho, y su pervivencia en nosotros, los adultos, también, el problema es que el psiquismo de los niños se está construyendo y que parte de nuestra tarea como padres o educadores es poner ciertos límites para permitir que los niños puedan crecer. Los traumas, palabra muy popular por cierto, no son sino experiencias sexuales que desbordan la capacidad de asimilación por parte del infans y que no pueden se integrados por éste en su psique quedando así atrapado en una manera de gozar o ser gozado. Lo malo de los traumas sexuales, y los abusos los crean qué duda cabe, es que tienden a generar inhibición del deseo sexual, sea sublimado o no. Paralizan y coagulan el crecimiento de los niños, éstos son emplazados en la posición de objeto para el abusador que, cuando además representa a la sociedad, padres y familiares primero, docentes después, les obliga a conformarse en un lugar de no subjetividad.

Todos los casos de personas que habían sufrido abusos en la infancia a los que he atendido en más de treinta años de oficio, y han sido unos cuantos, manifestaban serios bloqueos en su sexualidad genital, desde la anorgasmia a la impotencia.

Freud dijo que un niño es un perverso polimorfo, si observamos su comportamiento durante los primeros años veremos que v mostrando conductas de todo tipo, exhibicionistas, ipsatorias, sádicas… y que, además, nos convida con frecuencia a sus juegos. Nuestra responsabilidad es mostrarles los límites, Que determinadas cosas no se hacen en público, que preferimos dormir con esa señora, o señor, que ya es mayor etc y, sobre todo, que ya tendrán tiempo cuando hayan aprendido a ser, ellos mismos, mayores. Lo que quiero decir es que, sobre todo, es a nosotros mismos, en tanto que responsables, a quienes nos compete ponernos límites en nuestra sexualidad para con los niños, en consecuencia a ellos también.

Recuerdo hace 3 ó 4 años que mi hijo protestaba que en casa no había libertad porque no podía hacer lo que le diera la gana. Medio en broma le di un caderazo que lo sacó del sofá. “¡Ala!” Gritó. Le explique que si no nos respetábamos los lugares alguno se quedaría sin sitio… En fin, aquello de que mi libertad acaba donde empieza la suya.

En fin, los abusos sexuales a los niños son siempre un atentado contra su libertad sexual, que, en la infancia es la libertad para crecer y desarrollarse como personas sexuadas e introducirlos en un modo de relación con el otro en el que solo cabe tratarlo, o ser tratado, como a una cosa.

Dicho lo anterior nos queda, por fin, considerar también como abusos, aunque la ley no los reconozca como tales , la imposición a los niños de nuestros juegos neuróticos, si, como decíamos más arriba, la vida sexual del neurótico son sus síntomas (al menos en buena medida) el sometimiento de los niños a los mismos no deja de suponer incluirlos en una forma de gozar impuesta y que los violenta severamente. Recuerdo a un paciente de hace ya bastantes años que contaba las tremendas escenas que montaban sus padres, golpes, gritos, lloros y cómo después se relajaban… solo les faltaba el pitillito de después… Cuando pudo asimilar que era una experiencia orgasmica mejoró bastante, pero los años de grave neurosis que atravesó entre tanto él se los sabe.

Recuerdo que al empezar mi primer análisis mi analista dijo que me analizaba más por mis hijos que por mi mismo, yo no tenía hijos aún…

Los adultos podemos mantener relaciones con otros adultos si estas son consentidas como nos de la gana, o casi, pero los niños necesitan que se les respete para crecer y esto alude a cualquier tipo de abuso sexual, desde los que escandalizaban estos días a la sociedad de Lloret, como a incluirlos en nuestras neuras, manías y puñetas.

 www.arturoalcaine.com

 

 

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s