A pesar de…

Tengo fe en pocas cosas, una de ellas es en no tener fe en ninguna. Confianza, de esa que te da la experiencia y el conocimiento, tal vez equivocados y supersticiosos, pero no los hay de otra clase, sí la tengo en la palabra, en el poder de la interpretación. En la capacidad que tiene el lenguaje para no permitirnos, ni personal ni colectivamente, volvernos atrás una vez que alguien ha dicho que el emperador va desnudo. No importa quien lo diga y aun si lo queman en una hoguera.

Quien estima en más una opinión o un argumento por el curriculum de quien lo emita es o un neurótico gravemente transferenciado o un imbécil sin remedio, eso es aún peor.

Todavía recuerdo una diatriba en la que un gilipollas, doctor en psicología, (hay bastantes) rebatía las propuestas de un colega, en la revista de nuestro colegio oficial, con el sólido argumento de que su oponente no era doctor y no tenía la suficiencia investigadora. Tremendo.

Como diría nuestro flamante presidente del gobierno (Rajo-hoy)… Dicho esto, una de las cosas que me ponen en guardia y me predisponen en contra de mi interlocutor es aquello de “yo no tengo estudios pero…”

… pero me importa un carajo lo que tu me digas porque no me interesan tus argumentos.

Hace algunas semanas dos compañeros de militancia, con quienes mantengo alguna pequeña diferencia, me abordaron de esa guisa. Si bien puedo entender y respetar sus diferencias para con la mía su forma de plantearlo me molesta casi hasta ofenderme. ¿Con quien puñetas pensarán que están hablando?

Cuando me sacaba el permiso de conducir decía Manolo, mi instructor, que el enseñaba a aprobar el examen, que a conducir enseñaban la carretera y la guardia civil. La universidad te da una licencia, los estudios son otra cosa que tiene que ver con el deseo de saber o, al menos, de conocer. Cuando alguien argumenta que no tiene estudios está en la disposición de pasarse por el forro cualquier cosa de la que no le interese saber y siempre y solo se trata de eso o de una coartada para eso. Dicho más en lacanés clásico se trata del discurso del amo puro y duro.

Con el amo no se discute. Corría una frase por internet, una tag-line, de esas con las que algunos rubrican sus mensajes a los foros que decía algo así como “nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su terreno y te ganará porque lo conoce mejor que tu”.

Algunas de las personas más lúcidas que he conocido pisaron poco las escuelas, unos leyeron mucho, otros escucharon y aprendieron, algunos, los menos aprendieron de sus errores y de los de otros sin echarles la culpa a los demás de sus propias equivocaciones, pero nunca les he oído sustentar sus opiniones en semejante desfachatez, si, en cambio, lamentarse de las pocas oportunidades que tuvieron por los años, la terrible posguerra que aún padecemos, que les tocó vivir.

Ahora que que la caverna ha conseguido sentar en el banquillo a Garzón, quisiera hacer un homenaje a esas personas dignas que supieron mantener el tipo, sus ideas, su concepto del mundo, mientras desde todos los medios se les ninguneaba. Sin hacer ni un “Síndrome de Estocolmo” justificando a sus verdugos ni convirtiéndose en una imagen especular de ellos.

Dicen que para explicar una psicosis se necesitan tres generaciones. Son las que han pasado desde la Segunda Guerra Mundial y su prólogo español. Ya lo dije en otra ocasión, la memoria histórica es conveniente no ya por nuestros padres sino por nuestros hijos. Vivimos en unos tiempos en los que la racionalidad se ve atacada, menospreciada más bien, más que nunca en los últimos doscientos años y, quizá, no haya, en los tiempos que corren, mejor defensa de la misma, como de la libertad, que ejercerla pese a quien pese.

www.arturoalcaine.com

 

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s