Les femmes savantes

Venía el martes para Lloret escuchando el programa de Lucas en RNE y en una de sus secciones habituales debatían tres mujeres, una juez, una escritora y un física acerca de la discriminación positiva, lo marginadas que están las mujeres en el trabajo, lo de que cobran menos y los de siempre, más o menos, que la vida hubiera sido más fácil si hubieran sido hombres.

De tanto en tanto salía el argumento de que tal o cual papel era cultural y que había que cambiar los valores… Con la digna excepción de la Drª en Físicas, las contertulias estaban por la discriminación positiva, la científica, por el contrario consideraba que no le gustaría que seleccionaran una investigación suya por el hecho de ser mujer sino por el valor intrínseco de su proyecto.

Se me ocurren varios comentarios, en primer lugar en los casi 30 años que llevo ejerciendo como terapeuta habré atendido más o menos el mismo número de mujeres que de hombres, así pues, y pese a lo limitado de la muestra, mi experiencia es que el malestar esta repartido con bastante justicia entre los sexos. Eso sí en general unos y otras se quejan de diferentes cosas con un argumento frecuente en el que coinciden, si hubieran sido del otro sexo lo hubieran tenido más fácil.

Dos, cualquier excusa vale para marginar y explotar a otros seres humanos, el sexo también, y no tengo ni la menor duda de que en nuestra sociedad a las mujeres se las somete a un régimen de alienación y explotación me atrevo a decir que más cruel, si cabe, que el que padecen en otras, supuestamente más atrasadas, incluido el mundo islámico, sin ir más lejos.

Tres, al hilo de lo anterior, se suelen obviar dos importantes cuestiones en esos planteamientos, en primer lugar que por ahí anda más o menos suelto, o atado, el deseo sexual, y no funciona del mismo modo para unas que para otros, ni siquiera entre dos personas del mismo sexo pero, desde luego de forma muy diferenciada entre hombres y mujeres por lo general. Negar esta realidad y atribuirlo a lo cultural, o sólo a lo cultural, es un acto perverso que supone renegar las aportaciones de casi todos los campos del saber, desde la biología y las hormonas hasta los estudios etnológicos pasando por la epidemiología de los trastornos neuróticos.

Que unas enfermas salgan en un medio de máxima audiencia es su derecho, pero es mi obligación, o casi, el denunciarlo. Tal vez a alguno/a le asombre, pero hay muchas mujeres para quienes ser madre, por ejemplo, forma parte de su sexualidad. Incluso he conocido unas cuantas a quienes les parece oportuno que esto acontezca mediante la intervención de un hombre como donante de esperma y en una relación coital, en estas relaciones suele ser el varón quien penetra a la hembra con el pene, lo cual mal que le pese a quien le pese, lleva una ligera carga de sadomasoquismo, y después eyacule en las entrañas de ella y ella lo permita gozosamente.

Hasta hace bien poco, no sé si aún. los embarazos de las mujeres mayores de 35 años eran considerados de alto riesgo, sin embargo muchas de nuestras mujeres se ven forzadas a retrasar su maternidad como forma de pacto o transacción con las exigencias de la realidad para poder cuajar una aceptable carrera profesional.

Estamos en unos tiempos en los que algo que, oh asombro, para muchas mujeres ha sido parte de su vida sexual, de su humanidad, la maternidad, se ha convertido en un obstáculo terrible si no quieren verse relegadas en lo profesional y social, para el caso lo mismo, por la simple y sencilla razón de que se las ha formado, es decir se ha invertido en su formación una cantidad exorbitante de dinero, como en los varones, de tal manera que se vean obligadas a elegir entre su deseo de maternidad, legítimo, y unas condiciones sociolaborales que no las dejen en la marginación más lamentable.

Entonces aparecen los tontos/as útiles hablando de que la maternidad joven condena a las mujeres …

¡Pues claro!

Y lo otro también, a ser, como poco, madres viejas de niños enfermizos y únicos o solteronas amargadas como las elefantas de Dumbo… con argumentos, eso sí.

La gran mentira es pensar que las elecciones profesionales sean ajenas al deseo sexual de cada cual (y de cada cuala que diría la exministra en su marcha triunfal), a menudo se producen no sólo en función de las aptitudes sino, en gran parte, por aquellos caminos por donde vamos a poder dar recorrido a nuestra sexualidad pregenital. Que las mujeres tengan que renunciar a buena parte de su vida sexual genital, la maternidad sin ir mas lejos, es gastarles una tremenda putada que solo sirve a un modo de explotación en el que el más importante medio de producción, las personas, es mucho más barato que venga importado desde otros países mientras que a la mitad de la población se la condena a tener que optar a renunciar al puesto que les corresponde en sociedad o a su realización como seres humanos del sexo femenino. Es imprescindible promover políticas que permitan a la feminidad hacerse oír y llegar a poder desplegarse en el tejido social, lo cual es muy diferente que condicionar a las mujeres a esa decisión terrible de la que hablábamos.

Pienso, sinceramente que a igual trabajo igual salario, que a las tías no tiene por qué gustarles el futbol, aunque me encanta encontrar alguna a la que le gusta, y que están en su derecho a hacerse embarazar a los 18, a los 25 ó a los 30, por supuesto también más tarde, que si alguien pone problemas para dar empleo a una señora porque sea madre, o desee serlo, ¡duro y a la cabeza! y que renunciar en nuestra sociedad a los aportes de la mitad de la misma por el hecho de que deseen criar es una estupidez mayúscula, por supuesto todo ello cuesta una pasta, pero creo que merece la pena. Entre otras cosas para que las mujeres que hablen sean todas las que tienen algo que decir y no sólo las que están cabreadas por lo que tuvieron que dejar en el camino pero, eso sí, tienen tiempo libre para hacerlo.

www.arturoalcaine.com

Anuncios

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s