Citas de Thomas Szasz

Pertenecen a su libro ·El segundo pecado·

La permisividad es el principio consistente en tratar a los niños como si fueran adultos; y la táctica para asegurarse de que nunca lleguen a esa etapa.

Un niño se hace adulto cuando se da cuenta de que tiene derecho, no sólo atener razón, sino también a estar en un error.

El matrimonio es un don que el hombre concede a la mujer que nunca le perdona por ello.

Los psiquiatras inventan teorías complicadas para explicar por qué las personas se casan y se divorcian. Pero el significado de estos actos es bastante claro de por sí. Lo que requiere una explicación es por qué los individuos permanecen casados.

El moderno ideal erótico: hombre y mujer, unidos en amoroso abrazo sexual, experimentan un orgasmo simultáneo mediante la relación genital. Se trata de un mito psiquiátrico-sexual que es útil para fomentar sentimientos de deficiencia sexual y de inferioridad personal. También es una rica cantera de «pacientes psiquiátricos».

En los modernos libros de texto de psiquiatría, los hombres sin alma de Dante son los que más se acercan a los clasificados como mentalmente sanos, y a todos los demás, los que muestran pasión, ya sea por el bien o por el mal, se les clasifica como hombres que sufren de alguna u otra forma de enfermedad mental.

Un maestro debería tener la máxima autoridad y el mínimo poder.

En el reino animal la regla es: comed o sed comidos; en el reino humano: definido sed definidos.

A los hombres no se les recompensa ni castiga por lo que hacen, sino más bien por cómo se definen sus actos. Por esto a los hombres les interesa más justificarse mejor que mejorar su comportamiento.

El aburrimiento es la sensación de que todo es una pérdida de tiempo; la serenidad, de que nada lo es.

La inquietud es la falta de disposición a jugar incluso cuando sabes que las probabilidades te son favorables.

El valor es la disposición a jugar incluso cuando sabes que tienes las probabilidades en contra.

La gratitud depende de sentimientos de igualdad o de superioridad. Así los hombres se sienten agradecidos no tanto porque los demás les hayan tratado bien (aunque esto suele ser un prerequisito para sentirse agradecido), sino más bien porque han igualado o superado a su antiguo benefactor. Moraleja: espera gratitud sólo de quienes te hayan igualado o superado en la vida, ya sea gracias a tu ayuda o por su propio esfuerzo.

El Estado no puede «legalizar» ningún acto: lo único que puede hacer es «penalizar » los actos o dejarlos en paz.

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s