Elogio de la insensatez…

Me gusta más la traducción de insensatez por moria que la de locura, esta última es algo más digno y trágico, quizá en los tiempos que vivimos cupiera también traducirla por gilipollez por lo que al conocido libro de Erasmo se refiere.

Hace ya algunos años tomaba café con una compañera de oficio y una amiga suya abogada, y mi colega le planteó que yo me dedicaba, entre otras cosas, a peritaciones forenses, la mayoría de las cuales, hace ya bastante tiempo suelen relacionarse con casos de separación y muy a menudo por la custodia de los hijos. La leguleya dijo que para eso siempre contaban con una conocida colega porque siempre "daba la razón" a las mujeres. Bastantes años más tarde coincidimos en un juicio criminal en el que una mujer acusaba a su ex marido de haber abusado sexualmente de sus hijitas pequeñas. Todos los peritos del caso menos un conocido psiquiatra y yo eran mujeres, hasta ocho, y todos menos la conocida colega coincidimos en que era mentira, es decir, se trataba de una venganza contra el padre y una forma de privarlo del trato con sus hijas.

La juez, mujer también por cierto, y el fiscal amonestaron seriamente a la acusación particular, el colegio de psicólogos inició una investigación sobre mi colega amonestándola a su vez… entre tanto las niñas se habían visto privadas de su padre por casi dos años.

Hace algunos días una amiga a la que aprecio sinceramente, lo mismo que a su futuro ex-marido, nos contaba que la abogada que llevaba sus trámites de separación le había aconsejado que no tomara el trabajo que había encontrado porque así le "sacaría" más de pensión a su marido. No importa que esta mujer tenga una personalidad bastante dependiente, ni que un trabajo le diera un lugar en lo social más digno, ni que ello le aportara más y mejores relaciones sociales, ni que, en última instancia, ello supusiera que unidas sus ganancias a lo que le correspondiera que le tuviera que dar su marido sumaran en última instancia más dinero que lo que le podía "sacar"…  aun cuando no se trate de un caso en el que haya intervenido profesionalmente, por cuanto se trata de amigos, no puedo por menos que pensar que la ilustre "miembra" de la abogacía ha intervenido para causar cuanto daño pueda a toda esa familia…

Me contaba un famoso abogado zaragozano que los últimos tiempos los jueces cada vez más orientan sus sentencias por lo que venimos a decir los peritos psicólogos y luego se lamentaba de que en la mayoría de los casos se tratara de psicólogas. No iba a discutir con él (pues me pagaba) pero a mi entender el problema es otro, la mayoría de las compañeras de oficio, como en el caso que resumía antes, trabajan desde la neutralidad profesional, como corresponde, sino que limitarnos a contemplar la ganancia inmediata en la resolución judicial, puede acabar siendo un acto de complicidad insensata con los aspectos mas enfermizos de la personalidad de nuestros/as clientes y, lo que es peor, a menudo de sus abogados/as.

El momento de la intervención pericial es, también, un momento para la clínica. Nuestro compromiso ético va mucho más allá de dar o quitar la razón a nadie, de hecho ese no es nuestro cometido, en todo caso nos compete facilitar que aquellos que nos pagan cuenten con algunos criterios que les ayuden a tramitar sus decisiones con algo menos de insensatez.

www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s