Psicología y psicoanálisis

Decía Lacan que no sólo no hay deseo de saber sino que hay pasión por la ignorancia. Me acordaba también de un mal chiste en el que unos padres llevaban a terapia a la hija porque se creía gallina. El terapeuta, tras examinar el caso les dice que sí, que después de una temporada en tratamiento conseguirá quitarle "el complejo", el pare se queda pensativo y por fin pregunta… ¿pero seguirá poniendo huevos? También podríamos citar aquel que decía eso de que cuanto menos bebo más me emborracho etc.

En una gran cantidad de casos mantenemos disociadas de la conciencia las causas de nuestro sufrimiento, la represión trabaja para que nos pongamos a salvo de la idea terrible de tener que renunciar a algunas cosas por las que, como si no tuviera la cosa nada que ver, pagamos un precio muy caro. Buena parte del trabajo del psicoanalista, o del terapeuta psicoanalítico, consiste en que el paciente consiga relacionar unas y otras cosas.

Muy a menudo con ello basta para que se produzca una mejoría en la calidad de vida de nuestros pacientes. Recuerdo un caso casi jocoso, si no fuera por lo que hacía padecer a mi consultante, una mujer joven aquejada de insomnio y gran angustia vital, sobre todo a partir del día veinte de cada mes. Junto con su marido , y ambos ganaban unos sueldos bastante bajos de los que hoy en día llamaríamos mileuristas, se habían comprado un automóvil de gama alta y las letras les agobiaban hasta precipitarlos, sobre todo a ella, al cuadro neurótico que por fin la trajo a consulta. También, como en el chiste, se veía en la tesitura de vender el coche para poder comprar gasolina. La solución parece relativamente sencilla,  en este caso lo fue, pero otra cosa es poder pensar qué ha determinado que estas personas necesiten ostentar semejante emblema fálico (muy común en nuestra cultura por lo demás) y a que "complejos" responde y en que medida es estaba interfiriendo en su capacidad racional para impedirles tomar unas decisiones o conducirles a otras que les amargaban la vida y, a partir de poder abordar esos "complejos" permitirle salir de esa situación.

Hay ocasiones en la que el mero conocimiento y trabajo sobre todo ese material, reprimido desde los planteamientos del psicoanálisis, y ni aun el trabajo sobre la relación transferencial parecen no ser lo suficientemente operativos a la hora de que se modifiquen conductas patógenas, del mismo modo en que muy a menudo los tratamientos psicológicos que no contemplan esos aspectos reprimidos son saboteados por los pacientes lo que, en en la opinión de algunos candorosos psicólogos, no muestra la inanidad del tratamiento sino que éste no ha sido aplicado correctamente.

Sostengo hace ya bastante tiempo que psicoanálisis y psicología, en tanto ciencia de la conducta, mantienen una relación hasta cierto punto análoga a la que hay entre la física y la química. Ahora bien, mientras que el psicoanálisis ha mantenido unas relaciones problemáticas pero muy a menudo fructíferas con la psiquiatría, con la psicología parece, a menudo, sostener posiciones irreconciliables. No deja de ser paradójico que muchos psicoanalistas tengamos la titulación oficial de psicólogos y que dentro de esta profesión se den las más grandes inquinas, descalificándonos mutuamente unos a otros. Se trata, como ya he dicho en otras ocasiones, de un problema narcisista de fondo en la mayoría de los casos.

En la medida en que nos ocupamos de campos diferentes y complementarios estimo que sería bastante más conveniente que psicólogos de la conducta y psicoanalistas aprendiéramos a trabajar en equipo y que esto tendría un efecto sinérgico muy importante en la eficacia de nuestro trabajo, por supuesto el precio de ello es pasar un poquito por la castración, quiero decir renunciar a cierta omnipotencia imaginaria, en aras de unas mayores performances reales.

www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s