Lo sagrado y lo profano

Decía Xavier Zubiri que lo que hace a una religión no es la creencia, o no, en uno o varios dioses, sino la separación, para todos aquellos a quienes re-liga, entre lo sagrado y lo profano.

Freud nos muestra ya al comienzo de Tótem y Tabú cómo lo sagrado, "sacer", es el equivalente latino de tabú y significa tanto lo sublime como lo execrable, aquello que no puede ser comido o manipulado por la mayoría de las personas con ese vínculo religioso y que queda en manos de los "sacerdotes" quienes, por otra parte, se convierten de alguna manera en personas tabú, sagradas.

Toda religión es, en cierto sentido, católica, universal; al menos para sus religados, en pensamiento totémico subyacente hace que sea aquello que los hace humanos, o, dicho de otro modo, nos hace humanos, miembros de la sociedad, el compartir determinados tabúes. En la actualidad, y para lo que a nosotros concierne, la religión verdadera, al menos por lo que hace a su virtualidad, es la ciencia, más concretamente las ciencias de la salud y, afinando todavía mas, la salud mental.

Un reo de cualquier delito mantiene en nuestro entorno una serie de derechos en tanto que parte de la sociedad. La restricción de sus libertades en prisión no le privan de poder expresarse en los medios si les escribe o de reivindicarse por los medios legales que sean o de llamar a su abogado para presentar su causa ante los tribunales. Sin embargo alguien diagnosticado de enfermo mental, inhabilitado por esa causa pierde sus derechos, es excluido, excomulgado. Entre los antiguos romanos a quienes cometían sacrilegio se les declaraba "nefas" que cabría ser traducido por "gafe" entre nosotros; alguien con quien es mejor no mantener contacto o relación porque ello nos haría acreedores del infortunio.

Hace unos pocos años un psiquiatra japonés, de cuyo nombre no puedo acordarme, venía a decir en "El País", que un fumador, en tanto que adicto a una droga, era un enfermo mental, por lo tanto no era dueño de sí, no era responsable de sus actos, en última instancia, lo declaraba "nefas".

Más o menos por la misma época leía en la revista del Colegio Oficial de Psicólogos una diatriba entre dos colegas, creo recordar que de Granada, en la que uno de ellos zanjaba el desacuerdo diciéndole al otro que sus trabajos no tenían validez porque como no era doctor no tenía la suficiencia investigadora. En cierto sentido no era sacerdote y por ende con derecho a tocar lo tabú, lo reservado.

Hace unas pocas semanas el Ministerio de Educación y Ciencia me reconocía el título de especialista en psicología clínica. Mejor para mí, desde luego, podré decir públicamente que hago lo que venía haciendo desde hace 26 años, pero de lo que se trata es de que dado como están las cosas para que un psicólogo pueda ocuparse de los temas tabú, va a tener que atravesar un noviciado casi inacesible y, lo que es peor aún, de acuerdo con los dispositivos de "salud mental" que responden poco o nada a las demandas subjetivas de los ciudadanos y sí mucho más a una ideología, la de la productividad. Además muchos colegas de gran cualificación y capacidad para la clínica (de diversas orientaciones además) van a ver entorpecido su trabajo.

Asistimos pues a un proceso cada vez más acusado por el que "la ciencia", en tanto que religión universal, se alía con el poder para proveerlo de recursos y coartadas para la determinación de qué y qué no es admisible, de qué es lo sagrado o tabú, o, dicho en otras palabras, para definir los mecanismos de exclusión social.

www.arturoalcaine.com

Acerca de arturoalcaine

Psicólogo Clínico Psicoanalista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s